Todo lo que debes saber sobre Sublimación para triunfar

Sin lugar a dudas, la impresión por sublimación es uno de los métodos más eficaces para crear una amplia gama de productos a medida y personalizados bajo demanda

Si tuviéramos que explicar el proceso en pocas palabras, diríamos que la impresión digital por sublimación es un sistema en el que unas tintas especiales, que contienen tintes “de sublimación” que se activan con el calor, quedan fijadas mediante la aplicación de calor y presión en un sustrato de poliéster, ya sea un tejido o una superficie revestida.

Con la impresión digital por sublimación se puede ofrecer una variedad casi ilimitada de aplicaciones creativas y rentables, como ropa y artículos deportivos, moda, rotulación textil, decoración de interiores, artículos promocionales y regalos, entre muchos otros.

Amplias ventajas competitivas

Comparada con los procesos de impresión tradicionales, la sublimación digital de gran formato tiene la ventaja de tener unos tiempos de puesta a punto notablemente reducidos y, por ello, presenta una gran capacidad de adaptación y flexibilidad.

Resulta ideal para crear piezas únicas, muestras o colecciones limitadas. Además, también puede imprimir variaciones de distintos colores o diseños completamente diferentes en la misma tirada. Ello permite personalizar muchos ejemplares de una misma pieza, o realizar distintos trabajos durante una tirada larga.

Además, la tecnología de sublimación tiene un coste mucho más bajo que la tradicional, necesita menos espacio físico, tiene unos costes eléctricos inferiores y permite trabajar en un entorno de trabajo limpio.

Durante el proceso de producción, el diseño es impreso directamente en el tejido o papel de sublimación sin necesidad de procesos intermedios de insolación de pantallas o grabación de cilindros.

Esta tecnología es una herramienta ideal para dar respuesta a las necesidades de cada cliente ya que es fácil de utilizar y el trabajo final está listo en poco tiempo.

Proceso de sublimación en 3 pasos: fácil, rápido y flexible

Actualmente, la impresión digital representa un 6% del total del negocio de la estampación textil siendo un sector en alto crecimiento. 

Los pasos a seguir para sublimar son los siguientes:

1.Las tintas especiales activadas mediante calor se imprimen en un papel de transferencia térmica, normalmente en forma de imagen invertida.

2. Lo siguiente que necesitamos es una prensa de calor (para piezas individuales) o una calandra (para rollos de material) y un sustrato receptor para aplicar la imagen al sustrato. El sustrato base será un tejido de poliéster o un material previamente revestido con una superficie de poliéster, como por ejemplo cristal, metal, madera, plásticos y cerámicas.

El papel se coloca en la parte superior del artículo donde se plasmará la imagen, con la cara impresa hacia abajo. Acto seguido se aplica presión y calor usando la prensa de calor o la calandra (normalmente a 180-200 °C durante 35-60 segundos).

3.La impresión se completa cuando se retira el papel. No requiere tiempo de secado ni tratamiento posterior.

El proceso plasma las imágenes de forma definitiva sobre el tejido de poliéster, de modo que la impresión pasa a formar parte del material y no puede rayarse ni desteñirse.

La puerta a nuevos mercados

Actualmente, la impresión digital representa un 6% del total del negocio de la estampación textil siendo un sector en alto crecimiento. Hoy en día, el área de influencia de esta tecnología abarca múltiples mercados: ropa y artículos deportivos, moda, rotulación textil, decoración de interiores, sublimación en superficies rígidas, entre muchos más.

Nota original de: fespa

Related Posts

Leave a comment